[text]

Gastronomía sueca - rica en historia, lista para el futuro

La gastronomía sueca está actualmente en el punto de mira internacional. Suecia, junto con otros países nórdicos, es un refugio de naturaleza limpia e impoluta al que se suman los sabores exóticos contemporáneos.

A lo largo de más de 1500 kilómetros desde latitudes superios al círculo polar hasta las fértiles planicies del sur, Suecia cuenta con un gran número de regiones climáticas lo que permite una gran diversidad de flora, fauna y tradiciones culinarias.

  • Newly picked blueberries
  • Mushroom picking
  • Magnus Nilsson at Fäviken Magasinet, Jämtland
  • Swedish cinnamon bun
  • Fika at Café da Matteo in Gothenburg
  • Swedish apples from Kivik

Newly picked blueberries

Verano y otoño, tiempo de bayas y setas

Durante verano y otoño los suecos de todas las edades recolectan setas, bayas y frutos. Las variedades difieren en gran manera de una región a otra. En Suecia existe un enorme número de deliciosas setas, más de 500 variedades de bayas salvajes y casi la misma variedad en manzanas. En los bosques crecen arándanos, fresas salvajes, bayas del saúco, moras boreales, arándanos rojos, serbas y muchos otros tipos de bayas. Algunas se comen con leche o crema, otras se transforman en mermelada, compota o sirope para saborearlas durante la temporada de invierno.

Muchos suecos, incluido un número creciente de restaurantes, tienen su propio jardín - en casa o en la casa de campo. Los arbustos que reinan en los jardines son la grosella, el casis, la grosella espinosa y la frambuesa. Además suele haber ruibarbos, árboles con manzanas, peras, ciruelas y cerezas. Los jardineros más ambiciosos disponen de su propio huerto de vegetales y hierbas.

Tradiciones en la conservación de alimentos

La necesidad de conservar los alimentos en un ambiente extremo ha sido clave para el desarrollo de la cocina sueca – ampliando la fecha de consumo del producto mediante secado, ahumado, salteado u otro tipo de técnicas artesanales. Las gran cantidad de variedades de arenque adobado, la mayoría con una base agridulce, son un ejemplo de ello. El salmón curado, gravlax en sueco, es otro. Antiguamente solía saltearse y preservarse bajo tierra (grav significa tumba) hasta su consumo. Hoy es "enterrado" bajo presión en sal, pimienta, azúcar y trozos de eneldo por un período que va de las dos horas a los dos días.

La afición por el café en Suecia

El café llegó a Suecia a través de Turquía en los tiempos cuando Finlandia era parte de Suecia. A día de hoy los finlandeses son los mayores consumidores de café del mundo, seguidos de cerca por los suecos.

En Suecia, el fika, la pausa para tomar algo con la familia, amigos o comapañeros de trabajo que los suecos realizan un par de veces al día, se ha convertido en un fenómeno cultural. El fika implica una taza de café o te, y a menudo pero no necesariamente, degustar un poco de kaffebröd (pequeñas galletitas, pasteles, bollitos de canela) o un pequeño bocadillo. Las cafeterías, tradicionalmente llamadas konditori, son el punto entorno al que gira la vida en las ciudades e incluso en los pequeños pueblos.

La escena de la gastronomía sueca

La vitalidad de la gastronomía nórdica se manifiesta de muchas maneras diferentes. Junto al siempre activo mundo de los restaurantes se añade un creciente número de pequeñas empresas dedicadas a la restauración que van surgiendo tanto en el campo como en la ciudad. Productores artesanos de queso, micro empresas cerveceras, panaderías al horno, productores de hierbas y vegetales, granjas ecológicas de cerdos y terneros y un largo etcétera. Muchos de estos productos se crean en estrecha colaboración con chefs de la zona.

Fuente: Los 50 mejores restaurantes del mundo

Publicidad:

A part of the official gateway to Sweden